Sin categoría

El gorrión

El violín suena agudo y me coge el corazón.
Miro por la ventana y veo caer la noche plana. Pero me imagino el día. Colores incesantes y gentes revueltas.
El salón es muy grande y permite mis movimientos emocionados. Me salgo de mi cuerpo porque me hace cosquillas. Son las cosquillas que me persiguen desde hace dos semanas.
Quiero acercarme ya al horizonte. No como un águila, sino como un gorrioncillo.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s